Mural de la tapia del colegio - Grupo Scout X El Pilar
586
page-template-default,page,page-id-586,bridge-core-2.5.9,qode-social-login-2.0.1,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,qode-page-transition-enabled,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,overlapping_content,footer_responsive_adv,transparent_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-24.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,bridge-child,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-1183

Mural de la tapia del colegio

El mural fue realizado por niños, jóvenes y monitores del grupo scout X– EL PILAR. El motivo del mismo se enmarcó dentro de la campaña colegial del curso 2002-2003: “Solidaridad para un desarrollo sostenible”.

Se compone de 17 pinturas sobre pared divididas en 6 grupos: la primera sitúa las 5 restantes, que son distintos ecosistemas medioambientales.

La pintura mural comienza con el dibujo de una clase: una profesora explica la lección mientras que los alumnos y alumnas (que son cuatro) adoptan posturas diversas: desde el mirar atrás del niño de la última fila hasta la niña que se atreve a soñar con un mundo de color, donde todo es movimiento, respeto y vida.

Pero el sueño comienza con la tragedia que se hace realidad en nuestros mares: el petróleo derramado que amenaza el agua, las costas y la vida de los animales. Predomina el azul sobre el negro, pero los animales huyen ante el peligro. ¡Qué difícil resulta incluso soñar con un mundo en paz, donde el hombre cuide de la madre naturaleza que le ha dado tanto.

A continuación aparece un mural de tres piezas: la selva, otro gran ecosistema amenazado. El verde invade incluso el cielo. Los animales respiran frescura y aparecen entre la maleza. Todo es armonía y equilibrio. No debemos romper este gran principio.

El siguiente dibujo hace eco de las ciudades limpias y salubres. El cielo es verde, señal de que se puede respirar. Los edificios son azules, reflejo del mismo cielo. En un desarrollo sostenible es posible la gran ciudad. Los contenedores para clasificar y reciclar destacan en la parte central. Las moscas no pueden posarse, señal de la limpieza y urbanidad de los ciudadanos.

La ciudad se abre al bosque mediterráneo, que se destaca por sus árboles, flores y animales. Ya no hay miedo. Sus habitantes se asoman sin huir de nosotros. El respeto se hace realidad y la convivencia es posible. Las personas disfrutan de la naturaleza acampando en la orilla de un río cuyas aguas limpias cantan de alegría.

Por último, el ecosistema marino. Costas limpias y relucientes, rezumando la tranquilidad que proporciona el atardecer (cielo de color naranja). El sueño ha acabado. Es hora de despertar

¿Es posible hacerlo realidad entre todos?